Para pensar...

A veces durante nuestro camino en el desierto nos cuesta creer que existen otros lugares, otras gentes…

Otras veces nos distraemos buscando en el exterior o en el futuro y nos perdemos la esencia del presente…


Y otras muchas la marcha en el camino nos impide tomar refresco, no ya para descansar sino para poder retomarlo con más fuerza.


Pero existen otros lugares, existen otras gentes…


Es verdad que el camino nos exige toda nuestra atención y nos envuelve, pero eso no nos debe impedir dedicarnos algunos momentos…

También es verdad que en el exterior hallamos algunas respuestas, aunque es más cierto que es dentro donde están todas las preguntas.

Procúrate siempre a los mejores compañeros para emprender el camino…


No olvides llevar sólo lo imprescindible en tu equipaje…


Y comiénzalo con todas las ganas del mundo.


Descubre nuevas sendas y muestralas al resto del mundo...

Entrega siempre lo mejor de ti, porque eso te hará más noble y más grande, pero sobre todo porque es tu condición natural...


Haz de tu interior tu mejor fortaleza, sin que ello te suponga aislarte de la realidad.


Hazte acompañar de sinceridad, con tus amigos, con las ideas y contigo.


Procura abrirte a cualquier otra forma de conocimiento y a valorar lo que te dicen los demás.


Ama al medio, respétalo y cuídalo como si de una parte más de tu cuerpo se tratase…


Y no hagas de ello un motivo para reclamar ningún premio, el premio es poder hacerlo.


Sueña cada noche, para que tras cada amanecer puedas realizar tus sueños...


Aprovecha cada segundo para que el próximo sea más intenso...


Descubre en el rincón más pequeño el lugar más grande del universo.

Para que ste blog siga creciendo:


Visitenos en:

Instagram