Dale un walkman a un adolescente


A pesar de que ya ha salido en menéame y eso, en la internet hispana, significa que ya es conocido por todo el mundo, no queríamos dejar pasar la oportunidad de hablar del magnífico reportaje de la BBC con motivo de los 30 años del Sony Walkman. Tan sencillo como pedirle a un chaval de 13 años que cambie su iPod por un walkman durante una semana y nos cuente sus impresiones.
walkman_scott
Unas cuantas conclusiones del amigo Scott:
  • Es un aparato grande y feo, para los estándares de hoy. Una de las preocupaciones de Scott era llamar la atención en lugares públicos, aunque no faltó quien le dijo que era muy groovy.
  • El muchacho tardó tres días en darse cuenta de que una cinta tiene dos caras. Bueno… no es tan evidente.
  • El walkman no tiene función shuffle (reproducción aleatoria). Éste sí que es un punto interesante: mientras que para mi generación el shuffle es poco valorado, para los chavales de 13 años es indispensable. La reproducción aleatoria es una función que sólo pueden ofrecer los dispositivos digitales, así que supone una de estas brechas generacionales.
  • Las pilas duran muy poco, unas tres horas. Todos estaremos de acuerdo con Scott en que cualquier aparato con menos de 3 horas de vida es mejorable. Y esto sucede desde hace treinta años.
  • Puntos positivos: dos salidas de auriculares, botones grandes y que hacen “clac” al pulsarlos, y conexión directa a la red eléctrica.
Para que ste blog siga creciendo:


Visitenos en:

Instagram