¿Cuándo es rentable para una empresa tener un servidor?


Uno lee artículos de tecnología empresarial y habla con profesionales de TI inteligentes. El mensaje de ambos es que los sistemas comerciales clave se basan en servidores, pero ¿qué significa eso con exactitud? "Servidor" es un término amplio que puede traer enseguida a la mente muchas preguntas:
  1. ¿En qué se diferencia un servidor de un sistema desktop? ¿Se puede usar una desktop de primer nivel en lugar de un servidor?
  2. ¿Qué son las redes de área de almacenamiento? 
  3. ¿Cómo sabe uno que necesita un servidor? 
  4. ¿Se necesita más de uno? 
  5. ¿Cuánta memoria y espacio en disco exige? 
  6. ¿Deberé reemplazarlo en seis meses? 
  7. Y, desde luego, ¿cuánto cuesta? 
¿En qué se diferencia un servidor de una desktop?

La respuesta a esta pregunta clave es más fácil de lo que imagina. Un servidor es un sistema diseñado específicamente para guardar, administrar, enviar y procesar datos. La tecnología detrás de los servidores:
Los hace más confiables que los sistemas desktops
Los ayuda a procesar datos con más velocidad y eficiencia
Se puede ampliar para admitir copia de respaldo de datos y seguridad
Reduce los cuellos de botella de datos para que la información fluya con más libertad y rapidez

Está diseñada para que la amplíe cuando crezcan las necesidades
En pocas palabras, un servidor es mucho más que un sistema desktop recargado y no son intercambiables. Los sistemas desktop están optimizados para ejecutar sistemas operativos sencillos para los usuarios, aplicaciones desktop y simplificar otras tareas "de desktop". Aunque una desktop tenga la misma velocidad de procesador, memoria y espacio en disco duro que un servidor, no son lo mismo porque las tecnologías subyacentes están pensadas para usos diferentes.

¿Necesita un servidor?


Más allá de la tecnología y los beneficios de los servidores, no querrá comprar tecnología que no beneficie sus resultados comerciales, no simplifique procesos comerciales clave ni le haga la vida más fácil. Si bien no existe una prueba definitiva para determinar si necesita un servidor, existen algunas pautas orientadoras.

Si su oficina sólo tiene tres o cuatro empleados que comparten archivos en equipos en red, navegan o envían correo electrónico, probablemente no necesite para nada un servidor. Sin embargo, si tiene cinco o más empleados trabajando juntos en una red, un servidor puede brindar una ubicación centralizada para sus archivos importantes, aplicaciones compartidas y otros recursos utilizados con regularidad, como documentos de proyectos y hasta una biblioteca de imágenes. Además, si desea implementar alguno de los siguientes sistemas o aplicaciones, precisará un servidor:

Servidor de archivos e impresión
Sistema Microsoft Exchange u otro servidor de correo electrónico
Firewall u otro sistema de seguridad
Sitio web o intranet empresarial
Base de datos • Solución de planificación de recursos empresariales o de administración de relaciones con los clientes
Solución de comercio electrónico
Y esto es apenas la punta del iceberg. Básicamente, si necesita un sistema informático que procese, comparta o administre datos, necesita un servidor.

El servidor adecuado para usted

Las preguntas sobre las diferencias entre un servidor y una desktop y sobre cuándo el servidor es la solución de hardware adecuada son fáciles de responder. Pero las respuestas para las demás preguntas (qué nivel de servidor debe comprar, qué tipo de configuración necesita y, desde luego, cuánto terminará costando todo) dependen completamente de para qué planea usar el servidor. Uno de los beneficios significativos de los servidores es que puede personalizar sus configuraciones de acuerdo con necesidades muy específicas, para concentrar su dinero en las áreas donde más lo necesita.

Probablemente no lo sorprenda descubrir que un servidor suele costar más que una desktop, pero está diseñado para hacer más que una desktop. Sin embargo, quizás lo sorprenda descubrir que un buen servidor de nivel inicial no cuesta mucho más que una desktop de primer nivel y quizás se acomode mejor de lo que imagina a su presupuesto tecnológico. Como verá en la sección Hágalo, muchos servidores de archivos/impresión y web (dos de los usos más comunes de servidores en pequeñas y medianas empresas) vienen bien equipados a precios razonables.

Lo mejor que puede hacer para asegurarse de que su servidor satisfaga sus necesidades y se acomode a su presupuesto es dedicar un poco de tiempo y energía para evaluar esas necesidades. Si no comprende exactamente para qué desea el servidor, corre el riesgo de no comprar lo suficiente o de gastar demasiado de su valioso presupuesto en recursos que simplemente no necesita. Un poco de planificación al comienzo puede terminar decidiendo la compra de los equipos adecuados y representar un gran ahorro.
Colabore con este blog usando mercadopago.

Visitenos en:

Instagram