Buscar en moleculax
5 pasos para proteger las transmisiones de datos

Conectarnos a puntos de acceso inalámbricos públicos (Wi-Fi) se ha convertido en rutina para muchos. Hay redes inalámbricas públicas en casi todas partes: cadenas de comida rápida, bibliotecas, parques, zonas urbanas y el hogar. Nos liberaron de los escritorios y nos permiten trabajar desde cualquier parte... y suelen ser gratuitos. ¿Pero garantizan seguridad?

Las ventajas son evidentes

El uso de puntos Wi-Fi para acceso inalámbrico a Internet va en camino de llegar a las 120.000 millones de conexiones en 2015 debido al crecimiento de soporte de los principales proveedores de banda ancha (ISP).[1] Estos puntos se han convertido en un servicio empleado por empresas como diferencia competitiva para atraer clientes a otros productos complementarios de productos básicos. Las notebooks abarcan la mayoría de las conexiones, aunque está creciendo mucho el uso de teléfonos inteligentes y tablets.

Pero tenga cuidado: se llaman "puntos de acceso públicos" por un motivo. Son redes abiertas y, por ende, vulnerables a fallas de seguridad. No pueden garantizar su seguridad. Al conectarse a una red Wi-Fi insegura, cualquier persona de la red podría llegar a acceder a su equipo y a todas sus actividades de Internet. Pueden revisar su correo electrónico y ver qué estuvo haciendo en Internet, sin necesidad de contraseña. Esto sucede en todos los puntos de acceso, incluso los que exigen pagar por hora o suscripciones mensuales. Casi nunca tienen codificación, por lo que sus mensajes, contraseñas, códigos de seguridad y demás información están a la vista de hackers al acecho en la misma red.

Depende de usted proteger sus datos de las miradas de los demás. Estos seis consejos lo ayudarán:

5 maneras de proteger sus datos

1. Use codificación y https
Si debe enviar información personal en Wi-Fi público, sólo hágalo a sitios web totalmente codificados. Los reconocerá mirando el comienzo del buscador de recursos (URL): si comienza con https, está codificado (la "s" es de "seguro").

También debe proteger sus archivos, o al menos los que planea usar en Wi-Fi público,codificándolos para que se necesite una contraseña para abrirlos y modificarlos.

Proteja su correo electrónico seleccionando https u otra opción de conexión segura al configurar su cuenta. La mayoría de los sistemas usa https al iniciar sesión con contraseña, pero algunos sistemas, como algún software local, regresan a http tras la autenticación para transmitir publicidad con más facilidad. En este caso, los hackers motivados de la misma red pueden tener acceso a su equipo y ver el tráfico de Internet sin codificar que envíe. Así que asegúrese de saber qué sistema usa y seleccione https u otra opción de conexión segura en su cuenta de correo si su proveedor brinda alguna.

2. Instale un firewall
Un firewall protege las redes del uso compartido de archivos y protege el equipo al hacer de barrera para toda la información entrante bloqueando lo que se considere una posible amenaza. Normalmente, en el hogar el firewall está desactivado porque los equipos del hogar necesitan compartir la conexión Wi-Fi y los archivos. Pero en público, en una red abierta, debe asegurarse de activar un firewall para protegerse de los hackers. Todos los sistemas operativos Windows traen instalado un firewall y sólo debe fijarse si está activado.

3. Obtenga VPN
Para tener más seguridad, debería considerar usar una red privada virtual (VPN) que use codificación entre el dispositivo e Internet, incluso al usar redes desprotegidas. El servicio de VPN es pago, pero vale la pena si suele usar Wi-Fi. Si su empresa no tiene VPN propia, puede descargar e instalar el software sin costo.[2]

4. Apague el Wi-Fi
Cuando no use el Wi-Fi, apáguelo, por si la notebook se conecta a un punto de acceso peligroso sin que se dé cuenta. Si su notebook no tiene botón de hardware Wi-Fi para desactivar el adaptador Wi-Fi, puede desactivarlo mediante el sistema operativo.

5. Use el sentido común
  • Evite transacciones que exijan mucha información personal, como las de compras y banca
  • No dé números de tarjetas de crédito, seguro o seguridad social
  • Cree nombres de usuario y contraseñas diferentes para cada cuenta; de esta manera, si le hackean una, las otras siguen siendo seguras
  • Las cookies recuerdan los nombres de usuario y las contraseñas, por lo que facilitan estos ataques. Antes de conectarse a un punto Wi-Fi público, elimine el historial de navegación y las cookies
  • Cierre sesión en los sitios web al finalizar
  • Configure su equipo para que le deje aprobar los puntos de acceso antes de conectarse
  • Desactive el uso compartido de archivos e impresoras cuando no esté en la oficina

.

Social net



.


Done para una cerveza usando: Mercadopago.

Powered by

http://emiliogomez.com.ve