Las 13 hábitos de la gente extremadamente agradable

1. No compiten

¿Te ha pasado que conversas con alguien que intenta constantemente superar lo que tu dices? Esto es el instinto de competencia, de superar siempre a quien está al frente y es una actitud completamente desagradable para quien intenta relacionarse. Además esta actitud denota una severa inseguridad y la necesidad de valorarse frente al resto. Las personas agradables no compiten, escuchan lo que tienes que decir y comparten experiencias, se interesan por lo que dices y quieren saber más.

2. Se interesan

Cuando la mayoría de la gente escucha, está pensando qué opina de lo que se dice, cómo afecta esto a su persona y qué responderá una vez que esa persona termine de hablar.Una persona que de verdad escucha te mirará con ojos de interés y una vez que finalices te hará una pregunta. Puede sonar simple, pero las preguntas son el reflejo concreto de que la persona escuchó lo que dijiste y habiéndolo hecho, quiere saber más.

3. Guardan sus teléfonos

No hay mayor falta de respeto que mirar tu teléfono mientras conversas con otra persona, es probablemente la muestra más directa de que no te interesa lo que la persona te está contando. Si estás conversando con alguien, pon toda tu concentración allí, verás que la conversación se tornará entretenida e interesante, y que eso depende finalmente, de ti.

4. Son genuinos

La gente valora a las personas genuinas ya que ellas te permiten confiar y descansar, en que son exactamente lo que muestran. La autenticidad habla también de una tremenda confianza, seguridad y aceptación personal, todas suficientes para que la persona se sienta cómoda en su propia piel, haciendo por tanto, sentir cómodos a la gente con la que se encuentra.

5. Son abiertos de mente

La tolerancia es una característica clave de la gente agradable ya que habla de ti como una persona dispuesta a escuchar, que no está sesgada por ideas preconcebidas de ningún tipo. Los prejuicios solamente crearán barreras entre tú y las personas. Te cerrará infinitas puertas en la vida laboral y en la personal. Nadie quiere discutir con una persona que es cerrada en sus opiniones y no está dispuesta a escuchar.

6. No buscan atención

Existe una enorme diferencia entre una persona verdaderamente agradable y una persona que está constantemente buscando atención. Por lo general, estas últimas terminan por cansar a la gente a su alrededor. Para ser agradable no se necesita ser siempre el centro de atención. La gente te escuchará de manera más atenta si tú también los has escuchado a ellos, no si estás hablando algo importante sobre ti mismo.

 7. Tienen una poderosa primera impresión

Las personas deciden si les gustas o no, en los primero 7 segundos de conocerse. Lo que viene una vez instalada la conversación, es un proceso de auto convencimiento interno en que la persona se justifica a si mismo sobre la reacción inicial. luego pasan. Una postura firme, un buen apretón de manos mirando a los ojos, mostrar energía, sonreír y abrir los hombros hacia la persona que hablas, todas son clave para una buena primera impresión.

8. Son consistentes

Las personas con fuertes cambios de ánimo terminan muchas veces, por causar desconfianza. Si un día alguien te saluda y al día siguiente pasa a tu lado y no te mira,quiere decir que esa persona no tiene control de sí mismo o que no es de fiar. Una persona confiable puede tener días buenos o malos, sin embargo el trato no puede variar por el humor.

9. Usan un lenguaje corporal alegre

Para mejorar tu lenguaje corporal debes tener ciertos puntos muy presentes. Las expresiones, los gestos manuales y los tonos de voz, de ser positivos y claros, atraerán toneladas de gente. Cosas básicas como hablar con entusiasmo, mantener la mirada fija a los ojos de la otra persona marcan una tremenda diferencia respecto de las conversaciones normales. Debes considerar de que, a pesar que todo el mundo habla, son muy pocos los que efectivamente lo hacen bien. Muchas veces lo que digamos no es tan importante con el cómo lo digamos.

 10. Saben exactamente cuándo tocar a las personas

Cuando tocas a alguien durante una conversación, generas que la persona libere oxitocina en el cerebro. Este neurotransmisor libera sensaciones positivas por lo que la persona te asociará con confianza y cercanía. Por supuesto que debes ser cuidadoso con dónde tocas, ya que un lugar inapropiado puede generar efectos completamente opuestos.

 11. Saludan por el nombre

Tu nombre es parte fundamental de tu identidad y definitivamente se siente bien cuando es mencionado. Desde pequeños gozamos con ser reconocidos con la mención honrosa de nuestro nombre y aunque sea en un día normal, el hecho de que nos saluden y digan nuestro nombre durante la conversación nos da una sensación de familiaridad y confianza.

12. No temen a abrir sus sentimientos

Siempre debes ser cuidadoso y guardar cierto pudor cuando hablas de tus intimidades sin embargo, la gente que se siente cómoda haciéndolo refleja una tremenda seguridad. Por otra parte, quien escucha, traduce el gesto como una entrega de confianza lo que fortalece los lazos entre ambos. No temas a abrirte, te estarás haciendo además un favor a ti mismo.

13. Sonríen

Cuando se mantiene una conversación con una persona se produce una efecto espejo en el que las personas inconscientemente se imitan en grados casi imperceptibles. Cuando hablas con una sonrisa, la persona que habló contigo guardará el recuerdo de un momento grato y a un nivel inconsciente le agradarás.

Para que ste blog siga creciendo:


Visitenos en:

Instagram