Cómo emigrar después de los 40 y no morir en el intento


Existen muchas opiniones que empezar una nueva vida después de los cuarenta años es una locura y más si se trata de emigrar. Por otra parte, otros piensan que “mejor es tarde que nunca” y no importa la edad que se tenga si se tienen las ganas de salir adelante y vivir nuevas experiencias.
Lo común es que quienes emigran en busca de nuevas oportunidades tenga una edad comprendida entre los veinte y treinta años, pero esto no quiere decir que alguien con más de cuarenta años no pueda ver en la emigración una opción para iniciar una nueva vida.
También se dice que la vida empieza a los cuarenta y las personas maduras tienen experiencia, valentía y conocimientos para enfrentar todo lo que significa el proceso de irse a vivir a otro país.

Tips para emigrar después de los 40 años de edad

Emigrar después de los cuarenta tiene ventajas, puesto quien decide hacerlo y con base a su experiencia, puede analizar mejor todos los factores a tomar en cuenta para tomar esta decisión y planificar mejor su nueva vida.
Si se emigra en pareja es mucho mejor, puesto que pueden brindarse apoyo mutuo y vivir acompañados el proceso de adaptación, lo cual se hace más llevadero cuando se trata de parejas consolidadas y con muchos años de convivencia. El mantener vivo el amor después de tanto tiempo, puede ser un gran respaldo para esta nueva experiencia.
Si se trata de alguien sin pareja, la experiencia le puede servir para un nuevo comienzo en el ámbito sentimental, y tal vez pueda conseguir su pareja de vida en el nuevo país. En este caso, quien decida emigrar después de los cuarenta y desee conseguir un nuevo compañero (a) de vida, debe tratar de hacer amistades y socializar desde su llegada.
Conseguir trabajo
En la mayoría de los casos cuando las personas deciden emigrar en esta etapa de su vida, se debe a razones laborales; puesto que, en muchos países, especialmente de Latinoamérica, no hay grandes oportunidades laborales para quienes ya pasaron el umbral de los cuarenta.
La buena noticia es que, en algunos países, especialmente es Estados Unidos y Europa, tener más de cuarenta años no es una limitante para obtener un trabajo. Lo importante es el profesionalismo y la calidad en las tareas que se realizan. Incluso en esos países no se acostumbra colocar la edad ni fotografías en los currículos que se envían a las empresas, a fin de evitar el tema de la discriminación.
En estas naciones hay dos cosas fundamentales que toman en cuenta para contratar a una persona, como lo son la experiencia y los conocimientos, y ambos solo se consiguen con el paso de los años.
Así es que lo recomendable para tener mejores oportunidades laborales, es seguirse preparando, pues el reto es no volverse obsoleto y ser competitivo en el mercado laboral.
¿Cuál es el reto?
Si emigrar es todo reto, hacerlo después de los cuarenta es un doble reto, por lo que quien decida emprender esta experiencia, debe tener una actitud positiva ante la vida. Se dice que hay jóvenes viejos y viejos jóvenes; por lo que biológicamente se pueden tener más de cuarenta, pero tener la actitud de una persona de veinte o treinta, y es así como se tiene la mitad del camino ganado.
El reto es tener claro cuáles son las habilidades y conocimientos que se pueden aportar al nuevo país destino, así como lo que falta por aprender. En la actualidad la educación a distancia es muy popular, es una buena opción para aprender el idioma o cualquier otra cosa que se necesite aprender para desenvolverse en el nuevo destino.
Así es que emigrar después de los cuarenta no es una locura, por el contrario, es una oportunidad de tal vez invertir los ahorros en un negocio, en conocer y disfrutar de nuevas experiencias y entender que nunca es tarde, que cada amanecer es un nuevo comienzo.
Comparte la información en tus redes y sí eres de los que emigró después de los cuarenta, comparte tu experiencia en los comentarios.


Para que ste blog siga creciendo:


Visitenos en:

Instagram