Los negocios más brillantes, absurdos y exitosos de la historia

Al terreno de los negocios físicos, restringidos una dinámica de mercado acotada, se sumaron los negocios virtuales, que abrieron las puertas a infinitas posibilidades, dentro de un mercado con demandas para casi cualquier tipo de producto. Hoy, te presentamos algunos de los negocios más brillantes, absurdos y exitosos de la historia.

-El pixel del millón de dólares: corría el año 2005, cuando el joven inglés Alex Tew se enfrentó a la necesidad de financiar su carrera universitaria. Tuvo una idea, que a los ojos de la ortodoxia comercial es un absoluto absurdo, aunque en términos prácticos resultó ser increíblemente rentable. Montó 'La web del millón de dólares', un aparatoso sitio compuesto por un millón de banners pequeñísimos, que vendió a un dólar cada uno. Es precisamente su estrambótico mecanismo, lo que catapultó rápidamente el sitio a la fama. Paradójicamente, las empresas comenzaron a competir dentro del sitio por la mayor visibilidad, lo que redundó en ganancias que superaron el millón de dólares, apenas cinco meses después del lanzamiento.

-Una mascota limpia (y dura): en 1975, el estadounidense Gary Dahl trabajaba como director creativo para varias agencias de publicidad. Una noche cualquiera, mientras departía con amigos, sobre la mesa se instaló una jocosa charla en torno a lo problemático que resulta tener una mascota en casa, la suciedad que genera, y los beneficios que representaría la posibilidad de tener una que no manche nada, en lo más mínimo. El creativo dobló la apuesta. A la mañana siguiente tomó una  piedra, la introdujo en una caja e intentó venderla por menos de 4 dólares, con el sugestivo nombre de 'Pet Rock'. Seis meses más tarde, el emprendedor contaba ventas por 10 mil unidades y se estima que, al día de hoy, obtuvo ganancias por más de 15 millones de dólares.

-La fábrica de gases: no existe una manera más decorosa de decirlo, si nos referimos a la ¿genial? invención del desarrollador Joel Comm, que un buen día decidió digitalizar sus propias flatulencias para crear una de las aplicaciones más absurdas, inescrupulosas y exitosas de la historia del Apps Store de Apple. Sencillamente, la gente descarga la aplicación, aprieta un botón, y un estruendo escatológico impregna el ambiente. La evolución natural introdujo modificaciones y avances, que involucraron la posibilidad de elegir distintos tipos de flatos, incluso en modalidades tales como 'Jack el destripador', 'Santa Claus', o 'un perro enfermo', entre muchas otras. A los dos días de salir a la venta, la aplicación reportó una ganancia de 40 mil dólares.

-Smile: seguramente resulta imposible calcular el número de caritas sonrientes impresas a lo largo y ancho del mundo, tanto el real, como el virtual. Es que, hoy, resulta ser uno de los íconos más representativos y usados de la cultura contemporánea. Sin embargo, probablemente nadie sepa que, como todo invento, tiene su inventor; inventores, en este caso. Se trata de Bernard y Murria Spain, diseñadores que por primera vez en la historia dibujaron una carita sonriente, en 1963, para uno de sus clientes. El éxito fue inmediato y la dupla decidió patentar el diseño como marca, junto con la leyenda 'Have a nice day' ('Que tengas un lindo día'). Desde entonces, hasta hoy, se estima que el 'Smiley' ha generado ganancias por más de 500 millones de dólares.

Video relacionado: 


Para que ste blog siga creciendo:


Visitenos en:

Instagram