El final de una era en Linux Ubuntu




Hace un par de días, Canonical dio a conocer que este será el último año en que se lanzará el sistema operativo Ubuntu con su ya conocido escritorio Unity, pues este último será reemplazado por Gnome como interfaz por defecto. Así mismo se informó que se abandona de manera definitiva el proyecto de convergencia en dispositivos que venía desarrollando desde hace un par de años. Aquí te explicamos de manera sencilla, qué es lo que está ocurriendo con esta distribución tan popular en el mundo Linux.

Alejados de la comunidad

El anuncio es para muchos, algo que se veía venir desde hace tiempo, los esfuerzos de la empresa por realizar su desarrollo un tanto “aislados” parecía dar avisos de que no se llegaría a ninguna parte. La idea de Canonical de apartarse de las tendencias en la comunidad de Linux se vio afectada por la decisión de no trabajar con Wayland, pues decidieron apostarle a Mir, servidor gráfico de desarrollo propio, lo cual siempre fue visto como una idea que no aportaria mucho, sobre todo porque el que saldría perdiendo sería Unity. Y tal como muchos lo dijeron en su momento, Unity no terminó por llegar a ninguna parte, a pesar de haber sido un escritorio un tanto “innovador” en su momento, la verdad es que siempre quedó al sensación de que estaba a punto de dar algo más, cosa que nunca sucedió. Mientras la comunidad desarrollaba con Wayland, Canonical decidió continuar con su camino propio. Hoy Unity ya no será más.

Ubuntu a la baja

Ubuntu y su popularidad en el ranking de DistroWatch
Ubuntu y su popularidad en el ranking de DistroWatch

Si bien es cierto que es una de las distros más usadas en la actualidad, la popularidad de esta distribución que se encontraba en primer lugar, se vio afectada desde el lanzamiento de Unity, muchos nunca pudieron dejar al tan recordado Gnome 2, y decidieron mudarse a otros escritorios, y muchos miraron a otras distribuciones.
Desde aquel 2011, y al paso de los años, Ubuntu comenzó a bajar en popularidad, tanto, que como se puede ver en las estadísticas de DistroWatch, a la fecha, se ha quedado en cuarto lugar de popularidad, ranking en el que orgullosamente ostenta el primer lugar, Linux Mint, un derivado de Ubuntu que se ha convertido en el favorito de muchos por la alta eficiencia de los escritorios que maneja, y por el desarrollo que ha tenido en estos últimos años.

La vida después de Unity

La primera pregunta que viene a la mente es  ¿qué pasará con Unity? ¿en serio quedará simplemente en el olvido?
No se puede dar una respuesta simple, por parte de Canonical, el cerrojazo está dado, pero ya existen proyectos de forks que tratan de darle empuje aún a Unity, sin embargo, el panorama luce un tanto difícil, pues significa  seguir por un camino que a una empresa no le dio resultado, estos esfuerzos son un tanto cuestionables, pues significa una gran inversión de tiempo y esfuerzo.

Para el usuario, el camino es mas claro, aunque no por eso sencillo, muchos están acostumbrados o de plano gustan de Unity, así que tendrán de dos, encontrar nuevo escritorio o mudarse a una nueva distribución. Y muy seguramente, si eligen la segunda, irán a parar a la más popular, Linux Mint, que como ya dijimos, está basada en Ubuntu y sigue ganando usuarios con rapidez.
El otro lado de la moneda, es que es muy probable que Gnome mejorará a apartir de esta noticia, pues al usarse como escritorio por defecto de Ubuntu, tendrá los reflectores aputándole, y por lo tanto el desarrollo le llegará poco a poco.

¿Y la convergencia?

Canonical fue pionero en la proposición del desarrollo para dispositivos móviles de distintos tipos, sin embrago, al final se dio cuenta de que no podría hacerle frente a grandes empresas con más poderío comercial y económico, como son Microsoft o Apple, que cuentan con más mercado y más recursos. Así, tal como lo dice el anuncio que mostramos al principio de la nota, Canonical se concentrará en el cómputo en la nube y el internet de las cosas, de donde obtiene sus mejores dividendos.

Final de una era, comienzo de otra

Está claro que se trata del final de una era para Ubuntu, muchos no lo conciben sin su ya conocido escritorio con la barra lateral, su terminal violeta y su clásica combinación de colores, no solo se trata de que Ubuntu cambie de Unity a Gnome, también se abandona el desarrollo de Ubuntu para tablets, móviles, televisores, y obviamente se da punto final al trabajo con Unity y Mir, Canonical dejará de invertir tiempo y recursos en estos desarrollos para enfocarse más en el sistema y los proyectos mencionados en los apartados anteriores. Sin embargo, la buena noticia es que comienza una nueva etapa en la vida de este sistema operativo con base Linux, que le apostó a un trabajo propio, que se atrevió en su momento a dejar a Gnome 2, pero que al final no obtuvo los resultados esperados. Seguramente veremos a una comunidad más involucrada, tanto con Gnome como con el mismo sistema, esfuerzos que esperemos, mejoren la experiencia de usuarios nuevos y veteranos, aunque eso, como siempre, es algo que solo el tiempo lo dirá.




Para que ste blog siga creciendo:


Visitenos en:

Instagram