La neuroeducación aplicada al eLearning



Aprender es algo innato que hacemos los seres humanos desde los primeros minutos de vida. Se podría decir que los humanos (y muchos de los animales) somos máquinas de aprender. Esta es una de las conclusiones que toma como punto de partida la neuroeducación. La neuroeducación, basándose en los datos de la neurociencia, estudia la actividad de diferentes áreas del cerebro para analizar cómo responde en los procesos de aprendizaje. A lo largo de este artículo vamos a desgranar algunas de las cuestiones clave de cómo aprende nuestro cerebro y cómo poder trasladarlas al eLearning.

¿Qué es la neuroeducación?

La neuroeducación es un campo de la neurociencia, en el que se estudia desde un punto de vista científico cómo funciona el cerebro y sus partes en los procesos de aprendizaje. Es un ámbito que está proporcionando herramientas útiles para enseñar y aprender.  Como indica Elena Olmos en su presentación “Inducción de emociones en un entorno de aprendizaje con Realidad Virtual versus Tablet y su repercusión en el recuerdo de contenidos y motivación”[1] la neuroeducación se encuentra entre tres grandes campos:
  



  • Neurociencias que estudian la estructura y funcionamiento del cerebro.
  • Pedagogía centrada en el aprendizaje.
  • Psicología centrada en la conducta y los procesos mentales.
La neuroeducación busca poder aplicar aquellos conocimientos que ya se saben sobre los procesos cerebrales, la emoción, la atención y la curiosidad de los estudiantes para mejorar los procesos de aprendizaje.

¿Cómo aprendemos?

Una de las cuestiones básicas de la neuroeducación es que como dice Francisco Mora en su libro Neuroeducación[2]solo se puede aprender aquello que se ama”. Aprendemos gracias a los siguientes elementos:
  • Emoción. Se trata de una conducta primaria. Es la reacción a los estímulos. La emoción mantiene despierta la curiosidad y la atención y es por eso que se le considera la base del aprendizaje.
  • Empatía y habilidades de comunicación social. La empatía es la capacidad de los seres humanos de percibir lo que otra persona siente. Ese sentimiento de empatía llega a romper barreras del aprendizaje. Las habilidades de comunicación permiten “despertar” emociones en los alumnos.
  • La curiosidad. Este comportamiento natural de muchos animales detecta aquello que está fuera de la monotonía. En dichos casos se presta atención y si es de interés significativo será aprendido. Desde hace un tiempo se diferencian dos tipos de curiosidad.
    • La curiosidad perceptual diversificada. Se trata de la curiosidad básica de los mamíferos que permite salir del aburrimiento, del aislamiento. Se activa con estímulos que aparecen en el entorno.
    • La curiosidad epistémico-específica. Es la curiosidad que nos lleva al conocimiento, el querer saber algo en concreto, que nos estimula o nos crea un conflicto cognitivo como dijo Piaget[3] y que se satisface cuando se alcanza dicho conocimiento o se resuelve el conflicto.
Estudios recientes demuestran que aprender y otras conductas placenteras como comer, beber o la sexualidad comparten sustratos neurales. Por tanto, se deduce que cuando una curiosidad es resuelta gracias a algo nuevo que aprendemos, en nuestro cerebro se activa una base placentera.
  • La atención. La atención es un mecanismo imprescindible para el aprendizaje. Este mecanismo activa las neuronas del tálamo y de la corteza cerebral para estimular la conciencia y la atención. La atención suele despertarse a través de la curiosidad.
  • Juego. Los mamíferos empezamos a aprender a través del juego. Esta forma de aprender une la curiosidad, la emoción y el placer de obtener recompensas. Este método diseñado por la naturaleza facilita los cambios en nuestro cerebro, que se traduce en nuevos aprendizajes.

¿Cómo aplicar la neuroeducación al eLearning?

La neuroeducación abarca todas las etapas o fases de aprendizaje de los sujetos. En este artículo nos vamos a centrar en la etapa adulta y cómo poder aplicar las bases de la neuroeducación en el eLearning.
  • Emociones en eLearning. Hace unos meses AzaharaTIC publicó un artículo muy interesante sobre el aprendizaje y las emociones en el eLearning. Os recomiendo su lectura para profundizar en qué emociones pueden surgir en una acción formativa.
  • Empatía y habilidades comunicación social. Se puede aplicar a través de la tutorización personalizada y usando mensajes cálidos a los alumnos. También se emplean realizando tutorizaciones proactivas en las que los tutores se preocupan por el aprendizaje personalizado de cada alumno. Además, es muy recomendable que los tutores tengan una competencia comunicativa muy elevada para fomentar la motivación y la curiosidad a través de los mensajes.
  • La curiosidad. En la creación de cursos eLearning se puede fomentar la curiosidad a través de preguntas antes de iniciar una lección. También se pueden plantear cursos a través de la metodología ABP (Aprendizaje Basado en Problemas). Entre las acciones que puede desempeñar un tutor de un curso elearning para fomentar la curiosidad destacan: el uso del foro para plantear preguntas relacionadas con la materia, compartir noticias interesantes, vídeos… Por ejemplo, en uno de Photoshop se puede preguntar a los alumnos cuántos megapíxeles tienen nuestros ojos para explicar la resolución de las imágenes.
  • La atención. Una metodología que puede ser usada para mantener la atención de nuestros alumnos en un curso eLearning es aplicar el Storytelling. Crear una historia atractiva, curiosa con un final que cumpla los objetivos didácticos previamente marcados puede ser una buena forma de captar la atención de los alumnos.
  • Gamificación. En los cursos eLearning se puede aplicar el juego al ámbito de la educación. Es muy importante desarrollar una buena narrativa, tener presente los diferentes tipos de jugadores, crear unos retos motivadores y unas mecánicas del juego bien definidas.
Cuando nos planteamos crear un curso eLearning debemos tener en cuenta que nuestro principal objetivo en el curso es que el alumno se emocione. Hay que “encender” la emoción a través de métodos y recursos que provoquen curiosidad y potenciar el placer por aprender.

Esto se puede y debe realizar en el diseño instruccional del curso. Para ello es fundamental una buena selección de materiales y una redacción adecuada y dinámica de los contenidos. Es necesario usar adecuadamente los recursos multimedia e incluir ejemplos, anécdotas o historias que faciliten la comprensión de los contenidos. Al final buscamos cómo enganchar a los alumnos en los cursos eLearning.

 Existen distintas metodologías que aportan un valor añadido a los cursos que vamos a crear como, por ejemplo: la gamificación, el m-learning, el ABP o el storytelling. Parafraseando un conocido claim de una marca de neumáticos: “el aprendizaje sin emoción no sirve de nada (ni es aprendizaje”).



[1] Elena Olmos Raya. (2016). Inducción de emociones en un entorno de aprendizaje con Realidad Virtual versus Tablet y su repercusión en el recuerdo de contenidos y motivación. 24-10-2016, de LENI Sitio web: https://goo.gl/6u39om

[2] Francisco Mora. (2013). Neuroeducación. Madrid: Alianza Editorial.
[3] Teoría de Piaget. 24-10-2016, de Psicopedagogia.com Sitio web: https://goo.gl/m2RNbs
Para que ste blog siga creciendo:


Visitenos en:

Instagram